Pastoral

Este curso 21-22 vamos a emprender un viaje del limitado mundo del “yo” al infinito mundo del “nosotros”.

En este contexto nuevo, ante una situación sin precedentes y un mundo herido, estamos invitados a preguntarnos, a buscar como trabajar los valores de la generosidad y del compromiso de una manera sanadora.

Es momento de pensar,  desde los aprendizajes que hemos hecho, qué dones tenemos para entregar. ¡Y este curso vamos a entrenarnos en esta entrega de los dones recibidos!

 Nuestro colegio se vuelve hogar, casa… Casa viene de casar: reunir, juntar piezas para que devenga un espacio cálido y fecundo… En la casa se da el cuidado y lo esencial y eso esencial siempre tiene que ver con los demás…

¿Qué irradiamos en nuestro día a día? En la era de las pantallas y las prisas,  la elección de estar presentes.

Cuando Filipina conoció a Sofía, la primera deseaba embarcarse hacia horizontes desconocidos, y la segunda desde muy joven había interiorizado que la generosidad sería el sello que las caracterizaría… ¡Mujeres generosas y audazmente comprometidas¡ ¿Cómo lo aprendieron ellas?

 Descubrieron que hay pequeñas acciones que tienen capacidad de generar armonía en todo lo que nos rodea (familia, amigos, sociedad…). Mientras que otras conducen a la confusión, a la discordia, y al sufrimiento. Y querían que las niñas aprendieran a orientar sus vidas hacia el bien, a desplegarlas con sentido y con fruto.

 Decía Sofía: “Las primeras que emprendimos la aventura de algo nuevo no sabíamos todavía bien en qué iba a consistir. Lo que si teníamos claro es que no íbamos a ser “monjitas” ñoñas, encerradas en nuestros problemas, ni enredadas en pequeñeces, sino mujeres íntegras, capaces de entregarnos sin calcular ni medir. A esta manera de ser y de vivir la llamábamos “generosidad”. Ella alentaba contantemente a crecer en espíritu generoso….

Con el lema “Miradas que abrazan” nos ponemos en camino como comunidades educativas. Este curso queremos profundizar nuestra mirada, una mirada que abraza el mundo, que lo acoge, que lo cuida, que se compromete con cada criatura y que pone sus dones al servicio de un mundo mejor con gratuidad, con generosidad. 

En el cartel de este año vamos a tener presentes:

  • Dos  palabras (mirada y abrazo) que nos remiten a los ojos y a las manos, al lugar (los ojos) desde el que hacemos crecer nuestra generosidad mirando a las personas, mirando la realidad, mirando al mundo. Y también el lugar (las manos, los brazos) desde el que ponemos en juego todo lo que somos y lo que tenemos. 
  • En la “Q” del lema, un ojo, y en su fondo el mundo. La Q podría simular una lupa. Estamos invitados a mirar con atención a nuestro alrededor, a tener una mirada a lo pequeño y a los pequeños de la tierra, a que nuestra mirada transforme y nos lleve a transformar este mundo para hacerlo mejor para todos. 
  • Una espiral que rodea la imagen. Porque nuestra mirada atenta al mundo, es una mirada que está llamada a hacerse amplia, grande, es una mirada que nos lleva a salir de nosotros mismos hacia fuera, a actuar para que las cosas cambien comenzando por aquello que está a nuestro alcance. 

Desde esta imagen, este curso: comprometernos con la transformación del mundo poniendo en juego todo  lo que somos y tenemos. 

dipticoEXTERIOR c
dipticoINTERIOR c
dipticoInterioridad1
dipticoInterioridad2

Oraciones FESB

Puedes consultarlas en este enlace

Información de contacto:

Colegio Sagrado Corazón Godella
Plaza Santa Magdalena Sofía, nº 1.
46110 Godella.

Tel. 96 363 81 50

Email: [email protected]